SpainGlobal

Inicio BreadCrumbs Separator Casos de éxito BreadCrumbs Separator La empresa española en Turquía: entrevista con el presidente de ISPAT

La empresa española en Turquía: entrevista con el presidente de ISPAT

Las relaciones económicas entre España y Turquía evolucionan de forma favorable. En 2015 el comercio bilateral se acercó a los 10.000 millones de euros. El valor de las exportaciones españolas fue de 5.077 millones de euros. Las importaciones de productos turcos crecieron con gran fuerza (un 19,7%), alcanzando los 4.744 millones de euros.
 
Arda Ermut, presidente de la Agencia de Apoyo y Promoción de Inversiones de Turquía (ISPAT, en sus siglas en inglés), habla en esta entrevista con Iberglobal de las relaciones económico-empresariales entre los dos países, cómo es la imagen de las empresas españolas en el mercado turco, el impacto de la inestabilidad política en Oriente Medio, los sectores con mejores posibilidades para las empresas españolas, las similitudes culturales entre los dos países, las ventajas que ofrece Turquía como destino de inversiones, etc.
 
 
Iberglobal.-
 
- ¿Cómo se percibe en Turquía a España y las empresas españolas? ¿Ha habido en los últimos tiempos un deterioro de la marca España como consecuencia de la crisis?
 
Turquía y España son dos países que tienen excelentes relaciones en todos los ámbitos, pero por desgracia los empresarios de ambos países no conocen en absoluto el entorno empresarial y las oportunidades de negocio. Por lo tanto, a pesar de que España en general tiene una muy buena imagen en Turquía y los turcos tienen una opinión muy positiva sobre España, las empresas españolas y la tecnología española no son tan conocidas en Turquía. 
 
En general, se conoce como un país donde la gente vive bien y disfruta de la vida. La crisis en Europa, en general, no solo en España, también tuvo consecuencias negativas, sobre todo en nuestras exportaciones. Y considerando que España es uno de nuestros mercados de exportación en Europa, la crisis afectó a los exportadores de algunos productos, pero no puedo afirmar que esta circunstancia haya deteriorado la imagen española.
 
- ¿Qué recomendaciones básicas daría  a las empresas españolas que quieran abordar el mercado turco?
 
En primer lugar, lo más importante es ser constante y estar presente en el mercado sí o sí. En Turquía valoramos muchos las relaciones personales, como aquí en España, y apreciamos el esfuerzo por estar allí. Estar presente en Turquía significa contratar a personal y confiar en el país. 
 
En esencia, esto se traduce en "tratar de ser como uno de nosotros". Cuando la gente tiene un problema con algún producto o servicio, prefieren hablar con una persona de carne y hueso. Aparte de esto, sugiero también que se estudie muy bien el mercado y las necesidades; se trata de un mercado enorme y también dinámico con una gran cantidad de población joven. El uso de las redes sociales está muy extendido en Turquía, por lo que la gente sabe lo que sucede en otras partes del mundo.
 
- ¿Cuáles son los principales atractivos que ofrece Turquía para las inversiones de las empresas españolas?
 
Turquía tiene una población muy joven. Casi el 60% tiene menos de 34 años de edad, y lo más importante, tiene poder adquisitivo. Esta población joven nos permite ofrecer a los inversores trabajadores con formación, dinámicos y entusiastas. 
 
Tenemos un mercado interno grande, pero también relaciones comerciales con muchos países con una población total de 1.500 millones de personas, de los que tan solo nos separan cuatro horas de vuelo desde Turquía. 
 
Y lo más importante, Turquía tiene un fácil acceso a estos mercados no solo debido a la proximidad, sino también gracias a los especiales vínculos culturales e históricos con estos países. Turquía es un país en desarrollo, de hecho uno de los más importantes, y tiene un entorno económico estable y fiable. Además, cuenta con instituciones consolidadas a lo largo de los siglos, es un país democrático y en pleno proceso de adhesión a la UE, y todas las normativas y leyes están en línea con las normativas de la UE. La productividad es bastante alta comparativamente, y los salarios son muy competitivos.
 
- En su opinión, ¿en qué sectores tienen mejores oportunidades las empresas españolas en el mercado turco?
 
España tiene una larga experiencia y conocimientos en muchos sectores e incluso es líder mundial en varias áreas importantes. Así que teniendo esto en cuenta, creemos que las empresas españolas tendrían una ventaja competitiva importante en Turquía especialmente en infraestructuras y tecnologías ambientales como tratamiento de residuos y de aguas residuales, energías renovables, trenes de alta velocidad, repuestos de automóviles, sector agroalimentario, productos químicos, maquinaria y turismo. 
 
- Cara a una inversión, ¿hasta qué punto es conveniente o necesario contar con un socio local?
 
En Turquía se puede crear una empresa con capital 100% extranjero. Las empresas no están obligadas a tener un socio local. Pero en muchos casos observamos que los inversores extranjeros realizan inversiones inteligentes con socios locales. Dependiendo del sector, los inversores deciden por sí mismos si un socio local les aportaría alguna ventaja o no. 
 
- Desde el punto de vista de muchas empresas españolas, la inestabilidad política en la zona de Oriente Medio puede ser un obstáculo cara a plantearse inversiones. ¿Cree que está justificado este recelo?
 
Es un hecho que Turquía tiene una situación geográfica estratégica en el mundo. El 70% de las reservas de petróleo están cerca de Turquía, y constituye un puente natural entre el este y el oeste, y entre el norte y el sur. También es cierto que la zona donde se encuentra Turquía no está pasando por su mejor momento y nadie puede asegurar cuándo recuperará la estabilidad. Es comprensible que algunos inversores consideren esta circunstancia como un riesgo. 
 
No obstante, pensamos que los riesgos también comportan oportunidades. El mercado está ahí, y los problemas que acontecen en los aledaños de Turquía la hacen brillar como el único país verdaderamente democrático y estable de la región, un lugar seguro para los inversores. 
 
Un vistazo rápido sobre Turquía debería ser suficiente para entender la dinámica de su atractivo entre los inversores internacionales: una economía con una tendencia de crecimiento positivo durante los 23 últimos trimestres, una población numerosa y joven de 78 millones de personas que ofrece una importante mano de obra, y un mercado interno vibrante. En una situación geográfica única que une Asia y Europa y facilita el acceso a los mercados circundantes, es fácil reconocer una fórmula ganadora incluso cuando hay turbulencias en la región y una frágil recuperación de la economía mundial. 
 
En este sentido, Turquía atrajo 16.500 millones de dólares de IED en 2015, el valor más alto desde la crisis financiera mundial de 2008-2009. Por consiguiente, tal vez este sea el momento más adecuado para que muchas empresas españolas entren en el mercado turco.
 
 
- ¿Qué importancia tienen los factores culturales en las relaciones empresariales entre España y Turquía? ¿Cuáles son los principales problemas que pueden surgir, y que deben tener en cuenta las empresas españolas? 
 
Ciertamente, según mi experiencia, España y Turquía tienen rasgos culturales muy similares en todos los ámbitos; somos mediterráneos. Nos llevamos muy bien entre nosotros en el terreno personal. La ética empresarial y la filosofía de trabajo de los empresarios también es muy similar. Las relaciones personales y familiares son muy importantes en ambos países. Se agradecen esas breves conversaciones antes de entrar en materia empresarial, ¡especialmente si se trata de fútbol! Los partidos de La Liga también se emiten en Turquía, y gracias a Arda Turan prácticamente todo el mundo conoce el fútbol español. Si además se aprenden unas pocas palabras básicas en turco, se ganarán la simpatía de la gente. El inglés se habla mayoritariamente, pero también francés y alemán. 
 
- ¿Qué tipo de apoyo ofrece ISPAT (Investment Support and Promotion Agency of Turkey) a las empresas españolas que se planteen invertir en Turquía?
 
ISPAT es la agencia de inversión oficial de la República de Turquía. El objetivo de la agencia, que se fundó en 2006, es ayudar a los inversores antes, durante y después de realizar sus inversiones en nuestro país. La agencia trabaja a través de una red de asesores nacionales en varios países y cuenta también con dos oficinas en Turquía. 
 
Ayudamos a los inversores en 11 idiomas y todos nuestros servicios son gratuitos. Ofrecemos un servicio integral a los inversores. Les ayudamos a organizar sus viajes a Turquía, a preparar informes sectoriales, les ayudamos en la búsqueda de terrenos, les facilitamos el proceso de inversión, encontrar socios locales, informarles acerca de las oportunidades de inversión, etc. 
 
Desde 2009, ISPAT tiene una oficina en España y a través de nuestra oficina local intentamos ayudar a los inversores españoles con sus planes de inversión en nuestro país.
 
 
ISPAT tiene una oficina en Madrid. Su representante es Yasemen KORUKCU.
Sus datos de contacto:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
C/Principe de Vergara 55, 6B  28006 Madrid
Tel: 34 91 010 76 45
 
 
 
 

Regístrese en SpainGlobal

Regístrese y recibirá nuestra Newsletter y otras informaciones y servicios que ofrece SpainGlobal para los expatriados y profesionales españoles en el mundo.

Pinche aquí para subscribirse