SpainGlobal

Inicio BreadCrumbs Separator Experiencias de éxito BreadCrumbs Separator Mario Gil, director de Indolink en India

Mario Gil, director de Indolink en India

 

 

Mario Gil tiene una amplia experiencia en el mercado indio. En 1997 se incorpora a RINDER, empresa fabricante de componentes de automoción, con lo misión de liderar su implantación en India y cuya filial dirige durante siete años. En el 2004 promueve la constitución de INDOLINK, empresa de consultoría de negocios especializada en India, con la que ha participado en la confección de numerosos análisis de viabilidad y el diseño e implantación de estrategias de negocio en India para diversas empresas españolas.
En esta entrevista especial para SpainGlobal, nos habla de las oportunides que ofrece India para las empresas españolas, su experiencia como expatriado, la importancia de los factores culturales en los negocios internacionales, la imagen de España en India, etc.

 

 SpainGlobal 

- ¿Cómo ve a las empresas españolas en el mercado de India? ¿Cuáles son los principales fallos y aciertos que se perciben en su actuación?

Hasta ahora hay muy pocas empresas españolas invirtiendo recursos en este país. Las que lo están haciendo son las más sólidas y/o dinámicas. Sus experiencias son, en general, positivas. Y su principal acierto sería el abordar el mercado de forma decidida y con un horizonte de largo plazo.

El error más habitual, desde mi punto de vista, es el hacer esta inversión siguiendo criterios primordialmente oportunistas, sin llevar a cabo una reflexión estratégica adecuada o sin estudiar suficientemente el mercado y sus condicionantes.


- ¿Cómo se percibe en India a España y las empresas españolas?

No existe una imagen clara de España como país con capacidad empresarial. Apenas se nos conoce, y es por los tópicos de toros, flamenco, paella, la tomatina… y, últimamente, por el éxito internacional de nuestros deportistas.

Para compensar esta falta de imagen, las empresas españolas se posicionan como europeas, que sí gozan de una imagen de alta calidad, tecnología y profesionalidad.

 

- ¿Cree usted en la efectividad de las campañas para mejorar la imagen-país? ¿Han tenido resultados positivos las campañas de imagen desarrolladas por España en India?

Creo que toda acción comercial tiene cierto efecto positivo, pero para que este compense su coste es precisa una masa crítica que en raras ocasiones se alcanza.
Pienso que las campañas desarrolladas hasta ahora por España en India han sido insuficientes y excesivamente fragmentadas.

 

- ¿Cómo valora en líneas generales la actuación de la Administración española?

Hay profesionales de alto nivel que están haciendo un trabajo sensacional con los recursos disponibles, especialmente en las Oficinas Comerciales Españolas en Delhi y Mumbai.

El problema es que los pocos recursos disponibles para promoción exterior se fragmentan entre Gobierno Central, ICEX, Gobiernos Autonómicos, Sociedades de Promoción Regional, Ayuntamientos y otras Instituciones Públicas hasta tal punto que apenas alcanzan para mantener sus infraestructuras, innecesariamente duplicadas, reduciendo sustancialmente su eficacia en la consecución de resultados.

 

- ¿Qué recomendaciones básicas daría  a las empresas españolas que quieran abordar el mercado indio?

Aconsejaría prudencia. Es vital no tomar decisiones precipitadas en base a una primera visita o contacto en el país. El mercado indio es complejo, poco transparente y se presta con facilidad a malinterpretaciones. Aconsejamos apoyarse en expertos de confianza, para evitar equivocaciones decisivas en los primeros pasos en el país.

 

- ¿Qué actividades desarrolla Indolink?

Tenemos oficinas en España y, en India, en  Pune, Mumbai y Chennai. Ofrecemos tres líneas de servicios: consultoría país, asistencia en implantaciones y gestión de subcontratación.

Entre otros proyectos, hemos colaborado en la implantación de varias empresas españolas tales como GAMESA, BELLOTA, WINDAR, HINE, MIJU, NETEX …

 

- ¿Cómo valoraría su experiencia de expatriado en India, tanto a nivel personal como profesional?

Fue muy enriquecedora a ambos niveles. Tuve la oportunidad de aprender y aplicar herramientas y métodos de gestión avanzados con gran independencia,  asumir responsabilidades y superar retos muy superiores a los que habría optado en España.
A nivel personal conocí personas muy interesantes y viví experiencias que me hicieron crecer.

Por otro lado, fue también una experiencia dura, incluso traumática en algunos aspectos. India es un país muy difícil. Sin embargo, volvería a tomar la misma decisión sin dudar.

 

- ¿Cree que las Cámaras de Comercio españolas, asociaciones de empresarios, etc., pueden desempeñar un papel positivo en la promoción de los negocios entre India y España?

Sin duda, pero habrían de cambiar radicalmente la forma en que lo intentan y hacerlo de forma conjunta o, cuando menos, coordinada.

 

- Los expatriados españoles, ¿se encuentran en general bien preparados para la expatriación?

Hay excelentes profesionales, unos mejores que otros, pero casi todos con unas ganas enormes de sacar sus proyectos adelante, que es en el fondo la clave del éxito.

Veo un problema en los últimos años y es que hay buenos profesionales con experiencia contrastada que quedan relegados porque a las empresas españolas, por la situación económica actual, les cuesta pagar por el conocimiento. Las empresas tratan de evitar el desembolso inmediato que un expatriado con experiencia implica, ignorando el riesgo que asumen al dejar la dirección de proyectos de importancia estratégica en manos de licenciados con apenas experiencia.

 

- ¿Cuáles serían los principales defectos, o limitaciones, que vería en los expatriados españoles?

Los que se han formado exclusivamente en España arrastran los efectos perniciosos de un sistema educativo cada vez más pobre y limitante, en el que no se fomenta la creatividad, innovación, asunción de riesgo… Adicionalmente, la formación en gestión de las universidades españolas es muy pobre.

El otro gran defecto sería cierta tendencia a estilos de gestión personalistas, de limitado alcance, en detrimento de una más eficaz orientación hacia sistemas.

 

- ¿Cree que las empresas españolas preparan adecuadamente a sus expatriados?

Ni adecuada ni erróneamente, no conozco empresas españolas que preparen de una forma específica a sus expatriados. Esto es probablemente debido a la limitada experiencia exterior que las empresas españolas tenían hasta hace poco e imagino que se irá corrigiendo con el tiempo.

 

- ¿Qué recomendaciones básicas daría a un  profesional español que se vaya a expatriar?

Creo que la expatriación no es para todo el mundo. Puede ser una experiencia maravillosa para unas personas y una pesadilla para otros. Recomendaría pensarlo bien antes de dar este paso y, en caso de hacerlo, limitar las expectativas al mínimo e ir con la mente lo más abierta posible.

Una vez en el país de destino, es importante tratar de entender la mentalidad local y estar dispuesto a adaptarse y disfrutar de las ventajas locales, pero sin perder de vista las fortalezas de nuestro país de origen. Pienso que el ideal es conseguir llegar a crear en las filiales una cultura “fusión”, que aúne lo mejor de cada mundo.

 

- ¿Qué importancia tienen los factores culturales en las relaciones empresariales entre España e India? ¿Cuáles son los principales problemas que pueden surgir?

Culturalmente estamos mucho más cercanos de lo que pensamos. De hecho, la nuestra es una cultura indo-europea. Al mismo tiempo su lengua, que define patrones mentales, el sanscrito, es la base del griego y latín, origen de las lenguas romances. Esta cercanía facilita nuestra relación con India en comparación con otros países como por ejemplo China y nos da cierta ventaja con respecto a otras culturas, como la anglosajona y norte-europeas, que encuentran mayores dificultades para entenderse con los indios.

Por otro lado, que el inglés sea el idioma de negocios facilita también la comunicación, a lo que se suma el hecho de que los indios son, por lo general, personas afables en el trato. Sin embargo, estos aspectos no deben hacernos caer en el error de pensar que no existen diferencias culturales. Ellos se rigen por algunos principios y valores que no compartimos en absoluto. Ignorar esta realidad puede generar serios conflictos.


- ¿Qué recomendaciones básicas daría a las empresas españolas para afrontar el problema de las diferencias culturales?

Observar con atención,  paciencia y mesura. No pueden ignorarse pero tampoco es conveniente darles una trascendencia excesiva. Las empresas van a hacer negocios y el idioma y la cultura de los negocios es cada vez más internacional.

El mejor consejo que puedo dar es tratar a la gente con el mayor respeto posible pero guardar las distancias inicialmente, y no bajar la guardia hasta entender bien las reglas del juego.

 

 

 

 

Regístrese en SpainGlobal

Regístrese y recibirá nuestra Newsletter y otras informaciones y servicios que ofrece SpainGlobal para los expatriados y profesionales españoles en el mundo.

Pinche aquí para subscribirse

Viagra zonder recept bestellen;levitra online;cialis 10mg;generico cialis venezuela